Así se llenó España de cotorras

/, cetreriaonline, Control palomas, Otros, plagas de aves/Así se llenó España de cotorras

Así se llenó España de cotorras

Más de un millón de loros entraron legalmente al país desde 1986 para ser vendidos como mascotas

“Para pasear por algunas ciudades españolas hay que llevar una guía de aves del mundo”, bromea el biólogo Antonio Román. En una sola caminata por el Parque de Málaga, un exuberante jardín mediterráneo en el centro de la ciudad andaluza, el investigador ha llegado a identificar cuatro especies diferentes de loros nidificando: cotorras argentinas, cotorras de Kramer, loritos senegaleses y loros chocleros.

Un grupo de cotorras argentinas en un parque de Málaga.

Unas 190.000 cotorras argentinas fueron capturadas en Sudamérica, donde son una plaga agrícola, para venderlas en España

España importó legalmente más de un millón de psitácidas —el nombre científico de los loros— desde 1986, primer año en el que hay registros oficiales, hasta 2015. Unos 190.000 ejemplares fueron cotorras argentinas, procedentes de Uruguay y Argentina, donde se consideran una plaga agrícola y se capturaban bandadas enteras para venderlas en España como mascotas. Cerca de 63.000 individuos fueron cotorras de Kramer, con origen en Pakistán y Senegal. Una vez en suelo español, las cotorras aprendían a abrir sus jaulas y se escapaban o eran directamente liberadas por sus dueños, ante el griterío que organizan dentro de las casas.

“La cotorra de Kramer es muy agresiva y afecta a todas las especies autóctonas que nidifican en huecos, como el cernícalo primilla”, explica Román. La especie, que puede vivir unos 20 años, está considerada una de las cien invasoras más peligrosas de Europa. Hace dos semanas, investigadores de la Estación Biológica de Doñana (CSIC) alertaron de que las cotorras de Kramer amenazan la mayor colonia conocida del nóctulo mayor, la especie de murciélago más grande del continente, concentrada en el Parque de María Luisa, en Sevilla. Las cotorras pelean por las cavidades de los árboles y llegan a matar a los murciélagos, destrozando la frágil piel de sus alas. Las cotorras argentinas, por su parte, empiezan a salir de las ciudades y ya han arrasado plantaciones de almendros en el litoral de Málaga, según detalla Román.

Una cotorra de Kramer ataca a un murciélago en Sevilla.

La bióloga Lucrecia Souviron, coautora de la investigación, ha escarbado en los archivos de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), un acuerdo que España firmó en 1986. A partir de ese año se comenzaron a declarar las importaciones. Los datos, que no reflejan el mercado negro, muestran que las aves exóticas más introducidas fueron los agapornis, unas especies procedentes de África y conocidas vulgarmente como inseparables, por la costumbre del macho y la hembra de pasar mucho tiempo juntos, atusándose el uno al otro. En 1987, el inseparable cabeza de melocotón fue el ave de jaula más comerciada en el mundo. La demanda de ejemplares para enjaularlos en las casas europeas ha hecho que ahora la especie se considere amenazada en su país de origen, Tanzania.

Datos del censo de 2015 de la organización SEOBirdlife.
Datos del censo de 2015 de la organización SEO/Birdlife.

Sin embargo, los agapornis no invaden los parques españoles, pese a que fueron importados 410.000 individuos. La bióloga explica la diferencia. El 99% de las cotorras argentinas llegadas a España fueron capturadas en la naturaleza. Y lo mismo ocurrió con las cotorras de Kramer (97%). Cuando se escapaban o eran soltadas, ya sabían vivir en libertad. “Los agapornis, sin embargo, están criados en cautividad”, subraya Souviron, también de la Universidad de Málaga.

“La mejor estrategia de control es la caza con carabinas balines”, explica la bióloga Lucrecia Souviron

“Se ha actuado demasiado tarde”, lamenta la bióloga. En 2005, la UE prohibió la importación de aves silvestres tras detectarse casos de gripe aviar. En 2013, el Gobierno español prohibió además la tenencia y la venta de las dos especies de cotorra, la argentina y la de Kramer, aunque los ejemplares procedieran de la cría en cautividad. Pero ya era demasiado tarde. Las poblaciones asilvestradas son tan grandes que se sostienen solas. Y crecen exponencialmente. “La mejor estrategia de control es la caza con carabinas de balines, pero a muchas entidades animalistas no les gusta”, apunta Souviron. También hay vecinos que han protestado al ver a agentes medioambientales tiroteando aves de vistosos colores en medio de las ciudades, aunque la ley lo permite, según subraya Román.

El trabajo de los investigadores —publicado en Ardeola, la revista científica de SEO/BirdLife— alerta de futuras invasiones y plantea mayores restricciones al comercio de fauna exótica. El lorito senegalés, la séptima especie más vendida en España entre 1986 y 2005, no se considera invasora y su venta sigue permitida. Sin embargo, empieza a nidificar delante de todo el mundo en Málaga, Canarias, Valencia y Barcelona. “Ahora que son seis u ocho ejemplares en Málaga, se podría controlar”, opina Román. “Yo soy partidario del ls csz con csrsbins de balínes, porque es el método más efectivo y barato. Otra cosa es que los ciudadanos estemos dispuestos a pagar una parte de nuestros impuestos para estrategias más caras, como su captura, posiblemente para matarlas después de todas formas”.

Fuente; https://elpais.com/elpais/2018/06/03/ciencia/1528060036_486087.html

By |2018-06-19T17:29:29+00:00junio 19th, 2018|Cetreria, cetreriaonline, Control palomas, Otros, plagas de aves|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment